Inyección

Completamente a mano. Completamente automático. O un intermedio. Nos adaptamos a las características de cada proyecto. Antes de introducir el inserto en el molde, nos aseguraremos de que dispone de las características mecánicas necesarias. En el molde controlaremos la presión y temperatura de cada cavidad y, dentro de unos parámetros, la máquina se adaptará automáticamente.
Tras la inyección, lo controlaremos y embalaremos automáticamente. Para que no haya confusiones de ningún tipo, podemos hacerlo todo mediante robots, sin que las personas toquen las piezas.